Saltar al contenido

Formentera: paraíso del Mediterráneo

Formentera - Paraíso del Mediterraneo - España

formentera4 Formentera: paraíso del Mediterráneo

La isla de Formentera es conocida como el último paraíso del Mediterráneo, gracias a la labor de los lugareños que han trabajado incansablemente para permitir que el turismo no sea una actividad contrapuesta con la protección del medio ambiente.
Es una pequeña joya rodeada de playas con aguas cristalinas y muy buen clima, a la que solo se puede acceder en barco desde Ibiza.
La mayor parte de la costa carece de construcciones, por lo que se pueden disfrutar de playas paradisíaca pero sin privarnos de las comodidades y los servicios de cualquier otro destino europeo.
Es un sitio ideal para descansar y disfrutar del sol, pero también para la realización de turismo activo. Muy recomendable es el submarinismo por la transparencia y temperatura del mar. Se pueden practicar variedad de deportes náuticos, ya que la forma de la isla facilita la práctica de la vela y del windsurf durante todos los días del año.
En Formentera te sentirás libre, la luminosidad del lugar tiene cierta magia que la hace diferente. Muchos artistas la visitan como fuente de inspiración y quedan atrapados, trabajando allí en las mas diversas artes que los turistas pueden adquirir, desde ropa hasta joyas.
Pero no todo es playa, existe una Formentera rural que mantiene sus costumbres, fiestas y danzas. Las celebraciones más importante son las que tienen que ver con el santo patrón de la isla: Sant Jaume, cada 25 de Julio.
Unos días antes, el 16 de Julio, se celebra en La Savina y en Es Pujols fiestas en honor a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros.
En cada una de ellas se organizan bailes populares para lucir los atuendos tradicionales. Las mujeres visten pañuelos, toquillas y delantales bordados y sobre el mantón, rodeando el cuello, la emprendada, la joya heredadas generación tras generación, compuesta de hileras de collares de oro, cordoncillos y un conjunto de ave-corona-crucifijo cuyo valor es incalculable.
La música interpretada con instrumentos locales como la flauta, el tambor y grandes castañuelas grabadas al fuego amenizan las celebraciones invitando a los asistentes a bailar el ball pagés, la danza típica.

Quizás también te interese visitar…